Declaración de Jóvenes Líderes Latinoamericanos sobre la Biotecnología Agrícola y las Técnicas de Innovación del Mejoramiento Vegetal

 

La biotecnología agrícola ofrece herramientas fundamentales para incrementar la productividad en la agricultura y reducir los impactos ambientales generados por la misma, su potencial completo solamente será alcanzado si los gobiernos adoptan políticas favorables para el desarrollo y aplicación de las nuevas tecnologías; por lo que manifestamos:

  • Que nos oponemos a las medidas prohibitivas implementadas por algunos países en relación con el uso de Organismos Genéticamente Modificados y de las técnicas de Innovación del Mejoramiento Vegetal sin tener en cuenta la evidencia científica que avala su seguridad y sus beneficios.

 

  • Que las variedades vegetales mejoradas usando edición de genomas y que no cuenten con una combinación nueva de material genético, no deben ser reguladas bajo la misma óptica que los Organismos Genéticamente Modificados (OGMs), pues estas variedades son sustancialmente equivalentes a las variedades mejoradas por métodos convencionales.

 

  • Que es fundamental evitar distinciones arbitrarias e injustificadas entre los productos finales de las Técnicas de Innovación del Mejoramiento Vegetal.

 

  • Que nos oponemos a las prácticas realizadas por organizaciones que están en contra de las innovaciones biotecnológicas en la agricultura.

 

  • Que es fundamental fomentar el uso de todas las herramientas que brinda la agrobiotecnología.

 

  • Que se debe garantizar a los productores el acceso a las nuevas herramientas disponibles; mitigando los obstáculos innecesarios para la entrada de productos biotecnológicos.

 

  • Que ratificamos la declaración firmada por 138 Ganadores del Premio Nobel, en la que se hace un llamado a los gobiernos del mundo a rechazar las campañas existentes en contra del arroz dorado, así como los cultivos mejorados a través de la biotecnología vegetal.

 

  • Que los gobiernos de América Latina deben establecer canales de comunicación con los agricultores y con la comunidad científica, para formular políticas públicas que favorezcan la investigación y desarrollo de tecnologías pertinentes a las necesidades específicas de la agricultura en la región.

 

Hacemos un llamado a los países de América Latina y del mundo a que sus gobiernos tomen decisiones basadas en evidencia científica y no en mitos o desinformación.